El Arte de la Curación, el Arte de Vivir. Naturopatía.

por | Oct 10, 2021 | Higienismo

Queremos informate de nuestro Curso de Naturopatía Higisniesta! Te interesa; te va a gustar!
Platón decía que “el principal error del tratamiento de las enfermedades es que hay médicos para el cuerpo y médicos para el alma, a pesar de que éstos dos no pueden separarse.” Sus palabras siguen vigentes más de 2000 años después de que las pronunciara, e incluso aún más que por aquel entonces, debido al enfoque reduccionista de la industria de los servicios de salud, donde cada vez hay más especialidades que se enfocan en una parte sin ver el todo.

Contrariamente a lo convencional, nuestro Curso de Naturopatía Higienista se enfoca en ver al ser humano como un ser holístico, teniendo en cuenta las diversas áreas que le afectan a su salud y bienestar. De hecho, solemos aconsejar a nuestros alumnos a huir de cualquier propuesta que se mercantilice como panacea, como si la salud o la enfermedad sean causa de tan solo un factor.

Es cierto que, por ejemplo, una buena dieta es muy útil para revertir enfermedades y crear salud, pero claramente no es el único factor. Si bien la reconocemos como un factor de gran utilidad, la vemos como parte del todo en el sentido de que mejorar la dieta le aporta energía a la persona para que se haga cargo de otros factores que le desvitalizan, como no seguir sus propios sueños, no ponerles límites a otras personas, el tener pensamientos distorsionados, mantener creencias que no ha cuestionado debidamente o hasta una falta de ejercicio por falta de energía y motivación.

Muchas personas pueden creer que una cosa no tiene nada que ver con la otra, pero en la práctica esto se ve constantemente: cuando una persona empieza a gestionar mejor su energía en el área física (dieta, descanso, ejercicio, relajación, etc.), automáticamente empieza a tener más energía mental y puede cuestionar ciertos pensamientos negativos que normalmente inundan su mente y dejar de identificarse con ellos. También puede darse cuenta de posibles maltratos o manipulaciones de ciertas personas que le hacen cargar más responsabilidades de las que puede sobrellevar normalmente. Y en nuestro curso de Naturopatía te enseñamos todo esto!

El concepto anterior se puede confirmar cuando ocurre lo contrario: quien lleva un estilo de vida donde gestiona su energía física adecuadamente, al ocasionalmente desviarse de sus buenos hábitos, automáticamente empieza a sentir cierta distorsión mental con pensamientos negativos, menos energía para pensar claramente y para tolerar a otras personas, lo cual le puede llevar a ciertos conflictos personales o con otras personas.

curso naturopatia

Enfoque holístico

La enfermedad no es cuestión de mala suerte, sino que es el efecto final de un desequilibrio a nivel físico, mental o emocional. Manifiesta nuestra forma de vivir; es por ello que mientras continuemos con un estilo de vida antinatural, la enfermedad persistirá. Una vez más, en nuestro curso de Naturopatía te lo contamos todo!

Sin embargo, la mayor parte de terapéutica actual, séase convencional o alternativa, se enfoca en ofrecer productos, tratamientos o vacunas que eliminen los síntomas de la enfermedad, sin pretender modificar el estilo de vida antinatural de la persona.

Toda ciencia de la salud que se precie, debería de comprender las causas que conducen a la enfermedad, pues mientras nos dediquemos simplemente a suprimir los síntomas sin atender a éstas, ninguna recuperación real será posible. Si bien cortar los síntomas puede parecer beneficioso a corto plazo y confundirse con bienestar, a largo plazo el cuerpo cada vez se desvitaliza más, puesto que se ha acumulado la toxemia al no poder eliminarse adecuadamente, dado que la desintoxicación (el síntoma) se ha cortado. 

He aquí el verdadero fracaso de la terapéutica actual: tratar los síntomas y no las causas de las enfermedades. ¿Es esto un enfoque racional? ¿O acaso no sería más inteligente tratar de comprender las razones que le han llevado al cuerpo a generar un trastorno determinado?

Supongamos que una persona tiene un cansancio crónico y decide ir al médico, quien le receta un estimulante. O bien que va a naturópata no higienista y le receta un complejo vitamínico o un preparado de hierbas estimulantes. ¿Es esto un enfoque serio y eficaz? ¿Acaso no sería más eficaz detectar qué está haciendo la persona en su estilo de vida que le puede estar llevando a un cansancio crónico?

Quizás la persona haya estado realizando un trabajo con un sobreesfuerzo físico y/o mental durante mucho tiempo, y eso le está llevando a un cansancio. O bien sostiene creencias irracionales que le hacen ir por encima de sus posibilidades, lleva hábitos de vida inadecuados, no duerme adecuadamente, consume tóxicos que le merman su energía vital, o muchas otras posibles circunstancias.

Por tanto, una vez que se identifica la causa del trastorno, desde el higienismo nos enfocamos en crear una estrategia personalizada con objetivos concretos para que la persona modifique su estilo de vida. Contrariamente, si tan solo se recetan medicamentos o tratamientos sintomáticos, el problema persiste y no ayuda de mucho más que para beneficiar a quienes comercializan estas supuestas “curas”, las cuales son atractivas para los clientes porque no requieren hacer cambios en su estilo de vida.

¿Estás pensando en hacer un Curso de Naturopatía?

Otro ejemplo sería una persona que padece de un estreñimiento crónico y va a un médico o terapeuta y le recetan un laxante o algún tipo de producto natural menos agresivo con el objetivo de que evacúe. Este enfoque no investiga las posibles causas: cómo es la alimentación, si consume suficiente fibra, si hay una mala gestión emocional, carencia de ejercicio físico u factores desvitalizantes que hacen que los intestinos no tengan suficiente energía como para desencadenar un movimiento.

En otras palabras, es clave comprender los motivos de por qué nuestro cuerpo desarrolla una determinada sintomatología o enfermedad. Por ejemplo, la hipertensión es un mecanismo inteligente de autodefensa del cuerpo, en el cual el sistema nervioso central le ordena al corazón que aumente la presión sanguínea. Pero, ¿por qué le ordena esto? Si la sangre es viscosa, está sucia o ácida, el corazón tiene que hacer un gran esfuerzo para movilizar toda esta sangre, y la hipertensión hace que el cuerpo pueda llevar la sangre a las diferentes partes del cuerpo. En otras palabras, la hipertensión no es el problema en sí, sino que manifiesta un problema más profundo.

Ahora bien, si en vez de modificar nuestro estilo de vida y manera de alimentarnos que están ocasionando una sangre sucia y viscosa, simplemente tomamos un medicamento que baje bruscamente la tensión, entonces ocasionamos un gran problema, porque no permitimos que esa sangre llegue a las diferentes extremidades del cuerpo, lo cual era la respuesta inteligente y natural que tenía el cuerpo para solventar una situación de emergencia.

Si hablamos de procesos artríticos, estos son ocasionados por un metabolismo deteriorado; por una acumulación de toxinas en la sangre y en los tejidos. A pesar de que hay muchas clases de artritis, todas tienen una causa subyacente: los hábitos enervantes que contribuye a la toxicosis, tales como una dieta inadecuada, estilo de vida enervante y una mala gestión emocional. En todos aquellos casos en los que la destrucción del cartílago o que la anquilosis no se haya producido, el cuerpo puede iniciar un proceso de recuperación siempre y cuando abandonemos estos hábitos destructivos e iniciemos inmediatamente un proceso de desintoxicación que permita al cuerpo eliminar la toxemia acumulada e iniciar ese proceso de auto regeneración.

El abordaje sintomático suele ocurrir también en diversos trastornos psicoemocionales. En estos casos, tampoco se atiende a las causas reales que producen los trastornos, sino que se suelen recetar antidepresivos, ansiolíticos, o incluso mitigar la sintomatología con productos naturales e técnicas no agresivas, pero que tampoco atienden a la causa principal. Descubre todos estos secretos y más en nuestro curso de Naturopatía.

Tanto en casos de ansiedad como en aquellos de depresión o estrés, el abordaje puede llegar a ser completamente distinto para cada persona porque las causas son distintas. En un caso de depresión, por ejemplo, habría que mirar qué es lo que nos está llevando hacia ahí. Puede ser un estilo de vida inadecuado, incoherencia con nuestro sentir, exceso de elementos tóxicos que están mermando nuestra energía vital y hacen que de cualquier cosa hagamos un mundo. Puede ser que haya habido alguna perdida que nos cueste aceptar, una falta de comprensión de circunstancias que no dependen de nosotros y nos peleamos contra ello. Tomar antidepresivos no sirve de nada mientras las causas siguen latentes; apenas se deja de tomar medicamentos la depresión volverá si es que no se trabajó en ella. 

En casos de ansiedad puede ser que estemos llevando un estilo de vida autoexigente que nos hace marcarnos expectativas por encima de nuestras posibilidades, o bien una dificultad de delegar, o una incapacidad de poner límites y decirle que no a personas que nos están demandando bastante; todo esto nos lleva a ocuparnos de gran cantidad de tareas, olvidándonos de cosas que para nosotros son importantes, y el querer hacerlo todo nos genera ese estrés o ansiedad porque simplemente no llegamos a lograrlo.

Este abordaje de buscar la causa en lugar de tratar el síntoma no es para nada nuevo, sino que viene de los propios orígenes de la medicina, incluyendo las tesis de Hipócrates y Galeno, quienes hablaban de que hay que detectar las causas profundas de la salud y de la enfermedad. En particular, Hipócrates decía que solamente se podía ayudar a un enfermo cuando esté dispuesto a eliminar las razones de enfermedad.

Un poco más cercano en el tiempo, el Dr. Otto Warburg, galardonado con el premio Nobel de medicina en el año 1931, decía que la enfermedad es consecuencia de una alimentación y estilo de vida anti fisiológicos.

Una vez tomamos conciencia de las cusas que nos llevan a enfermedad y hacemos los cambios oportunos en nuestro estilo de vida para incorporar hábitos saludables con más coherencia con nuestro cuerpo y nuestro sentir, la naturaleza hace el resto.

Dicho de otra manera, el cuerpo constantemente está buscando la salud a través del proceso homeostático que tiende a buscar su equilibrio, el cual lo logrará siempre y cuando tenga más aporte de energía que gasto. Por eso es tan importante identificar todos esos factores que hay en nuestra vida que nos desvitalizan, e ir incorporando aquellos otros que nos aportan. Nos podríamos sorprender si pudiéramos observar la inteligencia profunda del cuerpo y los mecanismos que desarrolla ante un proceso de enfermedad, así como su constante esfuerzo por reestablecer ese equilibrio.

Únete a nuestro instagram…

continuará… pero de momento, si te parece bien; comparte; este curso de Naturopatía no es uno más…

Si te gustó el artículo, regístrate para recibir otros

* campo obligatorio

Además, podrás descargar GRATIS la guía:

7 Principios Higienistas para una Salud Óptima

7 Principios Higienistas para una Salud Óptima

Quizás también te interesa:

Dieta higienista

El higienismo es la ciencia que estudia las condiciones óptimas para la salud plena de los seres...